almohadas en zaragoza

Cómo elegir la mejor almohada para tu colchón

Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es elegir el mejor colchón y somier para tener un buen descanso. Cada persona tiene unas necesidades y hábitos del sueño distintos y por eso, es fundamental una atención personalizada a la hora de elegir los mejores productos del descanso. Aunque parezca que el colchón y somier son los dos únicos protagonistas en esto del descanso, lo cierto es que hay un elemento del que no nos tenemos que olvidar: la almohada. Hoy en el blog os damos las claves para elegir las mejores almohadas en Zaragoza y que mejor se adapten a tu cuerpo y a tus necesidades.

Para lograr un buen descanso es preciso que cabeza, cuello y columna vertebral estén bien alineadas. Es aquí donde entra en juego la almohada cuya función es conseguir una buena postura de la columna, de forma que se relajen los músculos y se pueda favorecer un buen descanso y una buena respiración. Para elegir la almohada perfecta es importante tener en cuenta nuestros hábitos de sueño y sobre todo, la complexión física de cada uno. ¿En qué tenemos que fijarnos para elegir la almohada ideal? ¡Aquí las claves!

Tamaño idóneo

El ancho de la almohada debería superar siempre a la de tus hombros. Pero la altura y el grueso de la misma, depende de la postura de cada uno. Por eso es importante, tenerlo claro para elegir una de las mejores almohadas en Zaragoza

  • Una almohada baja (de unos 10cm) es perfecta para aquellos que duermen boca abajo y también para los niños pequeños.
  • Una almohada mediana de unos 12 centímetros es ideal para aquellas personas que duermen boca arriba sobre la espalda, debe ser más baja que los hombros y tener una dureza media.
  • Y para aquellos que duermen de lado, la mejor opción es una almohada medio-alta de unos 15 centímetros que mantenga la cabeza y cuello alineados con el eje de la columna.

Relleno adecuado

Es otro de los factores a tener en cuenta para tener la mejor almohada que permita conseguir un buen descanso.

  • Látex. Este tipo de relleno permite una buena sujeción de la cabeza, lo que la convierta en una buena opción para aquellas personas que duermen de lado o para las que sean muy corpulentas. Además, el látex se adapta muy bien a los movimientos que realizamos durante la noche.
  • Pluma y plumón. Las almohadas con este tipo de relleno se deforman muy rápido pero también vuelven fácilmente a su posición original. No sujetan tanto el cuello como las de látex y son más ligeras; por eso están recomendadas para personas que duermen boca abajo.
  • Espuma. Suelen estar hechas de poliuretano y tienen efecto memoria, lo que suele conocerse como “memory foam”. ¿Eso qué significa? Estas almohadas mantienen durante unos segundos la forma de la cabeza y el cuello, aunque se cambie de postura. Por eso, no son muy recomendables para aquellas personas que se mueven mucho durante la noche. Aunque sí se recomiendan para aquellos que duermen de lado.

Como veis, hay una gran variedad de almohadas en Zaragoza que se adaptan perfectamente a cada persona y a sus hábitos de sueño. Eso sí, lo más recomendable es acudir a profesionales que te aconsejen y ayuden con la elección tanto de la almohada como del colchón. ¡Pregúntanos!